¿Tienes unas cejas rebeldes o, al contrario, casi inexistentes? ¿Sabes que las cejas pueden resaltar mucho más nuestra mirada? A la hora de darle forma a nuestras cejas muchas veces no sabemos por dónde empezar y es que es cierto que depende mucho de nuestra forma del rostro y de nuestra ceja natural.

Vamos a ver cómo podemos mejorar nuestra ceja.

– Estructuración

Lo primero es saber qué estructuración necesita nuestra ceja y para ello vamos a partir de la estructura estándar en la que el inicio de la ceja se sitúa en línea recta con el lagrimal y la aleta de la nariz (1), el pico más alto va desde la aleta pasando por el iris (2) y el final desde la aleta hasta el extremo del ojo (3).

Además, tanto el inicio como el final deben situarse en la misma línea para que esté del todo equilibrada (4).

– Forma del rostro

Dependiendo de nuestro rostro esta estructuración puede variar un poco, pues en el caso de rostros más alargados la ceja deberá posicionarse de manera más horizontal sin resaltar tanto el pico y en el caso de rostros más anchos la ceja deberá ser más estilizada con el pico más alto situado en el centro de la ceja.

Además, en rostros suavizados lo ideal será que nuestra ceja sea un poco más angulosa y en el caso de rostros con facciones duras la ceja deberá ser más arqueada para compensar.

-Dibujar la ceja

Para dibujar la ceja tenemos dos opciones: utilizar sombra (marrón en caso de cabellos de rubios a castaños o gris plomo de morenos a negros) que quedará más natural o bien con lápiz que quedará con un efecto más marcado.

Una vez hecho esto la fijaremos con un poco de máscara de pestañas transparente para fijar bien todos los pelitos.

Si no tenemos apenas ceja y nos resulta muy difícil dibujarla o bien al hacerlo queda demasiado falsa, podemos recurrir a la técnica del microblading.

Si aún no te ha quedado claro y quieres ver cómo se realiza una ceja ideal, no te pierdas nuestra sección del programa Ben Trobats de la XAL aquí.

¡Hasta la próxima!