En un mundo en el que nos rodean las tecnologías empieza a estar en auge la necesidad de relación “cara a cara” con los demás.

Uno de los actos sociales más importantes de relación interpersonal son las visitas, así que hoy comentaremos varias normas de Protocolo y Usos Sociales a aplicar cuando vayamos de visita a casa de alguien (un familiar, amigo o conocido).

  1.  AVISAR CON ANTELACIÓN

No es correcto presentarnos en casa de alguien sin haber avisado con una antelación mínima de 24 horas. Además, evitemos acudir en la visita a horas “comprometidas”, como las 13h o las 20h, para evitar que los anfitriones se vean en la obligación de invitarnos a comer o cenar (a no ser que la visita sea para ello, claro).

También evitemos acudir a esa casa si sabemos que el anfitrión o anfitriona es muy “futboler@” y ese día juega su equipo o les gusta mucho ver una serie o programa de televisión y con nuestra visita no podrían verlo.

  1. PUNTUALIDAD

Es muy importante no llegar muy tarde a una casa en las que nos han invitado, por cortesía y también porque muy probablemente alteraremos el menú que nos hayan preparado (sopa fría, arroz pasado…).

Lo ideal es llegar unos 5 minutos, máximo 10 después de la hora fijada. Nunca lleguemos antes, pues lo más seguro es que los anfitriones aún no estén listos y provocaremos una situación un poco incómoda.

3.   QUÉ LLEVAR/ QUÉ NO LLEVAR

Aunque seamos amantes de los animales, no es correcto llevar nuestra mascota a casa de alguien, a no ser que nos lo hayan pedido expresamente.  Nuestra mascota puede molestar a los anfitriones, romper algo sin querer o incluso crear alergia con su pelo.

Lo que siempre hay que llevar es algún detalle, así que prohibido presentarnos con las manos vacías. Un buen vino o cava, unos bombones, galletitas o una planta bonita son algunos ejemplos de detalles con los que obsequiar a los anfitriones. Por supuesto, si conocemos un poco más sus gustos, podemos traerles regalos más personales.

 

 4.   CUÁNDO IRNOS

El momento ideal para marcharse es cuando a los anfitriones ya se les ve algo cansados o hacen algún gesto como mirarse el reloj, comentan que al día siguiente han de levantarse temprano…hemos de captar las señales sutiles y respetar.

Es muy importante que cuando decidamos marchar, nos vayamos. No es muy agradable estar despidiendo a alguien, justo a punto de salir por la puerta, y que a éste se le ocurra un nuevo tema de conversación justo en ese momento.

 

 

Esperamos que te hayan servido estas normas para ser el invitado ideal y si quieres saber más mira en nuestra sección semanal de televisión, en el programa L´Olla, de ETV, haciendo click aquí