Hoy es San Valentín. Día del amor. Día de citas. Día de momentos que compartir con esa persona tan especial.

Algo así debe pensarse bien. Debemos estudiar cómo conquistar o, mejor dicho, reconquistar a nuestra pareja. ¿Cómo? Empecemos por nuestra propia imagen.

¿Cómo arreglarnos para una primera cita?

Empecemos por el principio; por la primera vez que tenemos esa cenita romántica. Nos pasamos horas frente al espejo escogiendo el look idóneo: esto me gusta, esto no, ahora me lo vuelvo a probar, ahora no lo veo claro… Y es que la primera impresión es la que vale. “Sólo tenemos pocos segundos para causar una buena primera impresión”.

¿Con qué look nos quedamos entonces?

  • Se tú mismo y siéntete cómodo/a, pero vístete para seducir.
  • Realza tus puntos fuertes y disimula los que no lo son tanto.
  • Es bueno sentirse sexy; no te escondas. Eso sí, sé sutil. Insinúa, no enseñes.
  • No te pases de clásico/a (no vas a una entrevista de trabajo).
  • Vigila con el perfume. Debe seducir, no marear.
  • Tu cabello y maquillaje acordes con tu outfit para crear un total look perfecto.

¡Ah! Y no nos olvidemos de nuestra comunicación y expresión:

  • Vigila tus movimientos: que se nos vea en actitud relajada y cercana.
  • A pesar de los nervios comprensibles, procuremos no parecer torpes con nuestros movimientos.
  • Manera de hablar pausada y segura.

¿Hay que llevar un regalo?

No necesariamente, pero siempre es de buen gusto ser detallistas. Así que, si vamos a obsequiar a nuestra cita, que sea con algo sencillo y de poco valor como unas flores o unos bombones.

Cita para parejas veteranas

Nuestra pareja ya nos conoce. Sabe cómo nos vestimos, cómo hablamos, nuestros defectos y nuestras virtudes… Lo sabe prácticamente todo. Pero, ¿por eso hemos de relajarnos en una cita con nuestra pareja? En absoluto. Al contrario: hay que reconquistarla. Hacerle ver que aún tenemos potencial y que somos capaces de volver a enamorarle como el primer día.

¿El mejor consejo WHIM en estos casos? El factor sorpresa.

¿Cómo debe ser entonces nuestro look?

  • Dediquemos tiempo a maquillarnos, a peinarnos… Incluso podemos sorprender a nuestra pareja con un look de peinado diferente. Si siempre vamos con el cabello liso ¿por qué no rizárnoslo? O, ¿por qué no innovar con un tupé?
  • Estrenemos alguna prenda de vestir que nuestra pareja aún no haya visto, así le sorprenderemos con un outfit distinto al habitual.
  • Eso sí; ante todo autenticidad. Tampoco intentemos disfrazarnos. Sigamos siendo nosotros mismos.

¿Qué hay de los regalos?

En este caso los regalos deben ser personalizados y de un valor superior: desde un perfume a un reloj o una joya. Conocemos los gustos de nuestra pareja, o al menos deberíamos, así que seamos originales y obsequiémosle con algo que le sorprenda.

Y hasta aquí nuestros tips de imagen para San Valentín. Si queréis saber más, no os perdáis nuestra sección de l’Olla de ETV aquí.

¡Hasta la vista, Whim Lovers!